Combinando colores, mientras viajo en la ficción de la realidad

Perdiendo peso con una dieta vegana y ejercicio (I)

Desde el uno de agosto estoy siguiendo una dieta hipocalórica y vegana -compuesta exclusivamente por alimentos de origen vegetal- que tiene algunas diferencias con otras que había hecho previamente -omnívoras, vegetarianas y veganas-. He de decir que con ocho años ya me obsesionaba el tema y hasta 2008 cuando comencé a llevar un estilo de vida vegano, me dio tiempo a hacer unas cuantas tanto omnívoras como vegetarianas.

En este primer post contaré algunos puntos a tener en cuenta cuando se quiere perder peso y que tal vez sean de cajón, pero que a veces cuesta ver. Posteriormente os mostraré los productos que me ayudan a nutrirme con un bajo aporte de calorías y cómo controlo el número de estas; también os hablaré de los alimentos que suelo comer y cómo los cocino y finalmente os narraré mi rutina en el gimnasio.

Con las cosas que he averiguado por un proceso marcado por el tiempo y por muchas pruebas con bastantes errores, voy a hacer una lista de cinco puntos que será la base de este post y que adelantará información que trataré en los siguientes.

1) No hay que tener ni obsesión ni pánico a la báscula. Es tan malo pesarse varias veces al día como no querer hacerlo. Si estás intentando bajar peso, lo lógico es saber de qué cifra partes para saber cuál es tu objetivo. Sirve también para cuantificar ciertos parámetros como el índice de masa corporal, el índice de metabolismo basal o el porcentaje de grasa corporal. Antes tenía un miedo atroz al ver los números que marcaba la báscula, desde hace no mucho lo llevó con normalidad, tras muchos años de angustia. Me suelo pesar una vez a la semana en la misma báscula al levantarme, esto no es matemático porque intento hacerlo los días en los que me siento más ligera, como muchas comprobaréis a lo largo del mes sufrimos un vaivén sobre todo debido a las hormonas que controlan el ciclo menstrual.

2) Si has hecho muchas dietas, has estudiado temas relacionados con alimentación o has leído mucho sobre el asunto, seguramente estés más preparado de lo que crees para seguir una dieta hipocalórica. En este punto debes ser objetivo a la hora de valorar tus conocimientos, yo lo fui y me vi capaz de controlar y liderar mi pérdida de peso. Es cierto que si acudes a un nutricionista o un endocrino, esto te llevará a esforzarte más ante el desembolso económico o por la presión del juicio de terceros. Por supuesto, si te sientes perdido para eso están los profesionales de este campo, que te podrán elaborar una dieta, en mi caso, sí, hipocalórica, pero acorde a mis principios en relación al resto de animales.

3) La tecnología ayuda y existen algunas aplicaciones gratuitas muy útiles para anotar nuestros avances y también para servirnos de una agenda en este proceso a través de los smartphones. En la segunda parte este post os comentaré las que uso y en qué me ayudan.

4) El tiempo y los ejercicios de prueba y error me han llevado a darme cuenta de que lo que mejor me funciona tanto a nivel psicológico como físico es una dieta que no se restringa a ciertos alimentos por semana o por días, sino que ofrezca la posibilidad de combinar todos en las cantidad adecuadas y con sentido común. Lo cierto es que cuando reduces tu ingesta para quemar más de lo que ingieres, es posible que los primeros días pases hambre, pero el cuerpo se va acostumbrándose, aunque va por días, aquí también hay trucos para sobrellevarlo mejor, pero si se ven los resultados ese es el mejor incentivo. En cuanto al reparto de calorías, la siguiente oración lo explica claramente: “Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo”.

5) La pérdida de peso es más satisfactoria y rápida si se complementa la dieta con ejercicio, a ser posible intenso, pero eso vendrá determinado por el estado de salud de cada individuo. En mi caso, como no tengo ningún impedimento, así lo intento cuatro o cinco veces a la semana durante unos cincuenta minutos. Esto lo detallaré en la tercera parte de este post.

Lo más importante es conocerse, tener sentido común y no jugar con la salud. Dieta hipocalórica, vegana y con ejercicio no significa dejar de comer o solo tomar lechuga. Nada tiene que ver esto con la inanición y la anorexia, reitero. Espero que os haya servido de ayuda e interesado. Si tenéis algún comentario o pregunta, yo estoy encantada de leeros.

Anuncios

3 Responses to “Perdiendo peso con una dieta vegana y ejercicio (I)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: