Combinando colores, mientras viajo en la ficción de la realidad

París: rincones interiores

Panorámica desde el Centre Pompidou

La primera guía de mi propiedad fue una de París. Recuerdo que convencí a mi madre para que me la comprase cuando la vi en un catálogo del Círculo de lectores. Estudiaba francés en un colegio de un pequeño pueblo de la provincia de Toledo y soñaba con visitar esa ciudad, pero también sabía que no sería posible hasta que me lo pudiera pagar yo misma. Así fue y cuando regresé de Irlanda con algunos ahorros, parte de ellos los destiné a cumplir ese sueño.

Es curioso, pero puedo decir que para mí (casi) fue cierto que los bebés vienen de la capital francesa. En el aeropuerto, ya de vuelta, me dejaron sobre las rodillas a un precioso niño y me dijeron unas palabras en un idioma que no logré comprender. La señora, en cuestión, no esperó mi respuesta y se fue corriendo sin mirar hacia atrás. Pero, ¿qué haces cuando te dejan a un bebé enorme en un aeropuerto y no entiendes lo que te cuentan? Pues te quedas con él y esperas a que vuelva a buscarlo en un tiempo prudencial. Afortunadamente, regresó tras una visita urgente a los baños y me encontró entreteniendo al niño con un vaso de plástico. Un minuto antes me habían hecho una foto con él, la cámara era analógica, pero ambos salimos favorecidos. La imagen estuvo durante años enmarcada en casa de mis padres, pero en una reforma, mi madre la guardó y aún no me he podido reencontrar con la prueba de esta anécdota que guardo en mi memoria con cariño y cada vez con más nostalgia.

París: rincones interioresParc Monceau

Años después cuando trabajaba en la revista “Viajes y vacaciones” apareció en mi vida José Manuel Alonso Ibarrola, que, desde su irrupción, ha ejercido una gran influencia en mi vida. Juntos escribimos “París” e “Italia” de la colección Guiarama de Anaya Touring. Como explica él, en prólogo de la guía, su primer viaje a París se produjo en los años cincuenta del siglo XX y a mí me enclava en la generación de “Amélie”.

París: rincones interioresPassage des Panoramas

Un tiempo después recibí un encargo muy especial que me obligaba a redescubrir París y a plasmarlo para las personas que quisieran regresar en “Volver a París” de Anaya Touring. Este proceso fue uno de los más duros que he vivido porque, a pesar de ir bien documentada, comprobar los detalles de lugares tan concretos, me llevó muchas horas bajo el sol, ampollas, cansancio y hasta amenazas de un grupillo bastante sospechoso en un parque, mientras sacaba fotos a una iglesia colindante, no a ellos, que conste. Al que no buscaba era a Alain Delon a quien me encontré en las proximidades de la Torre Eiffel. Poco tenía que ver aquel señor maduro, aún atractivo, con el bellísimo protagonista de “Rocco y sus hermanos” o “El gatopardo”, pero para qué negarlo, me hizo ilusión. Estoy orgullosa de ser la autora de esa guía por lo que muestra; por cómo se cuenta y porque me ofreció la posibilidad de viajar a rincones interiores y no solo físicos del destino.

Anuncios

4 Responses to “París: rincones interiores”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: