[…] pero también sabía que no sería posible hasta que me lo pudiera pagar yo misma. Así fue y cuando regresé de Irlanda con algunos ahorros, parte de ellos los destiné a cumplir ese […]