Combinando colores, mientras viajo en la ficción de la realidad

¿Existía ella?

Una noche más abría su ordenador y entraba en la página de relaciones en la que se había registrado hacia algo menos de un mes, entonces siempre le entraban las prisas por finiquitar temas pendientes cuando se aproximaba la fecha de su cumpleaños. Ahora solo quedaban 364 días para su décimo cumpleaños y se sentía presionado por encontrar a la mujer perfecta del tipo que le cautivaban y le cegaban entre las líneas de los libros que devoraba compulsivamente, de la clase que le eclipsaban en la oscuridad de una sala de cine en versión original… El tiempo pasaba y ya llevaba más de cinco años viviendo solo, aunque con la idea del amor con mayúsculas siempre latente en su mente. Le daba vergüenza lo naíf de su pensamiento, pero era un romántico de manual en un mundo en el que los abdominales y los bíceps cotizaban mejor que las oraciones que él creaba y enlazaba con la soltura de años de oficio y con un extraño encanto que venía de fábrica y que había pulido con la experiencia.

Cuando miró la ficha de contacto, tuvo una duda existencial y se preguntó si debía contar la verdad o dejarse llevar y dar rienda a sus ágiles dedos de escritor y dejar bailar las palabras para cautivar a las potenciales lectoras. Hacía años que escribía en una revista masculina, era el autor de una columna chispeante que siempre recibía cientos de comentarios y cuyos shares en las redes sociales eran envidiables. Relataba aquellas anécdotas del día a día que le inspiraban, en apariencia nada profundo, pero con el oculto deseo de sorprender a lectores ágiles, mordaces, irónicos… Era especialista en realizar listas del tipo: “¿Qué puedes esperar de una mujer según el tipo de pijama que usa?”, mientras en un archivo se acumulaba un manuscrito que llevaba años escribiendo, pero que nunca veía el momento adecuado para que saliera a la luz.

Le pedían que se describiera y lo primero que tecleó fueron las palabras: bohemio y culto, lo releyó, borró y las sustituyó por atractivo, alto y delgado. Siguió con el tema físico, hubiera sido ocurrente decir que aún tenía una cabellera frondosa, que no veía de cerca ni tampoco de lejos y que cuando intervenía en tertulias televisivas en La 2 usaba lentillas, pero que, en su día a día, llevaba unas discretas gafas, nada de monturas enormes hechas de pasta, y que portaba una limpia barba recortada a la perfección, a pesar de que no se consideraba un hipster. Decidió evitar la creatividad y añadió: ojos castaños, pelo castaño oscuro y barba.

Tuvo la tentación de comentar que sus orejas eran armoniosas, su nariz tenía vida propia y que el tamaño de sus ojos era inversamente proporcional a su capacidad como amante. Pero, tiró por lo convencional y continuó tecleando. En aficiones obvió su preocupante adicción por visitar las bibliotecas públicas y redujo su nivel cinéfilo, eliminando versión original. No mentía diciendo que le gustaba caminar y cenar. Le sonaba vacío… Hueco y raro. Se preguntó si debía añadir salir de cañas o jugar al bingo… No tenía ni idea. Prototipo de mujer: con la voz profunda, curvilínea con caderas insinuantes, con una cara de facciones marcadas y prominentes, sí, labios carnosos, sí, estaba pensando en Scarlett Johansson. Tipo de relación, por supuesto, seria, su columna era gamberra, pero a él la canallesca le venía grande. Cerró el ordenador, tampoco ocurrió nada esa noche, la ficha se aletargaba tras 29 días rebosando contenido. Se sintió Theodore Twombly buscando a Samantha. ¿Dónde estaba? ¿Existía ella?

¿Debería seguir escribiendo esta historia? ¿Qué os ha parecido? ¡Gracias!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: