Combinando colores, mientras viajo en la ficción de la realidad

Nula capacidad para otra cosa que no sea trabajar

Llevo unos días realmente devastada, siempre pienso que la última vez es la peor, pero creo que en esta ocasión es así. Me duele el estómago casi permanentemente; no voy al gimnasio porque estoy cansadísima, aunque duermo no descanso… Come mal, tengo ansiedad…

Esto afecta a que no me apetezca escribir y que todas las palabras que uno estos días son por trabajo. Hoy he vuelto a retomar levemente mi actividad en las redes sociales, pero me cuesta porque tengo a mi pequeño enfermo. Quiero a todos los que tengo a mi cargo, a los que lo estuvieron en algún momento… Intento darles la mejor calidad de vida, pero siempre he dicho que él es mi ojito derecho.

Felisuco ya tiene once años y le conozco desde que era un bebé de un mes. Entonces era en su pequeño cuerpo destacaban únicamente sus orejas y su cola -con su característica terminación blanca-, pero creció y se convirtió en una gato grande y precioso, además de simpático y bonachón.

Hace un año le diagnosticaron hipertiroidismo y se le realizaron distintos análisis para verificar que el tiroides estaba controlado, algo que ocurrió. Sin embargo, los análisis mostraron un número de glóbulos blancos bajos y anemia, así que se le hizo una ecografía que descubrió una masa extraña alrededor del páncreas. El paso siguiente era una cirugía para determinar qué era aquello y analizar los tejidos afectados y así se hizo.

Resulta desolador verle animado y tranquilo el miércoles por la noche y después no haberle visto ya igual, espero y deseo que por el momento. Tras la operación, está padeciendo muchísimo dolor por lo que le cuesta hacer todo lo que haría con normalidad y básico para su recuperación: comer, beber, orinar, defecar…

Ayer se volvió a quedar ingresado porque estaba algo deshidratado y me siento devastada e impotente. Al principio no podía ni llorar, a mí me viene bien hacerlo porque me quedo mucho más calmada, después lloré y pensé que nunca podría parar. Ahora he vuelto a quedarme sin lágrimas y solo noto como si algo estuviera aplastando mi estómago.

Anuncios

3 Responses to “Nula capacidad para otra cosa que no sea trabajar”

  1. ginebra

    Hola Elisa, aunque no nos conocemos he caído por casualidad en tu blog. Qué tal está tu querido gato? Yo soy propiedad de dos gatos, así que cuando leo cosas de estas me llegan muy al fondo y empatizo totalmente con cómo lo estarás pasando. Solo quería darte muchos ánimos y comentarte si has probado a darle flores de bach. Yo no las he probado nunca pero dicen que funcionan fenomenal con animales. Te deseo un muy feliz Navidad y que todo se resuelva bien.

    Responder
    • Elisa Blanco Barba

      Muchas gracias por tus palabras, Ginebra. Va poco a poco… Quiero ser cauta, le veo algo mejor, pero se diagnosticó un linfoma. Es decir, algo bastante grave. Felices fiestas también para ti.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: