Combinando colores, mientras viajo en la ficción de la realidad

Repeticiones que topan contra una pared de ladrillos o no

Cuando he comenzado a pensar en este post, he sentido cansancio por falta de horas de sueño y por el tema que iba a tratar. Sí, ya solo el mero hecho de hacer una esquema mental, me ha producido una leve sensación de desazón, sin embargo luego, me he dado cuenta de que esto es porque tiendo a ver siempre el vaso medio vacío.

Últimamente tengo en mente la palabra “testimonio” y ahora explicaré el motivo. Después de leer parte del libro “Por qué amamos a los perros, nos comemos a los cerdos y nos vestimos con las vacas”, de Melanie Joy, he sido consciente de que llevó los últimos años de mi vida dando testimonio de mi manera de vivir sin haberme percatado de eso. Simplemente con el modo en el que afronto ciertas situaciones o por cómo he transmitido que soy vegana.

Cuando me he puesto a pensar en esto, de primeras, me ha asaltado una sensación amarga, porque he sentido que mi mensaje y sus repeticiones han topado contra una pared de ladrillos, pero después me he percatado de que tal vez esté equivocada.

Tengo una personalidad muy de “on/off”, es decir o “todo o nada” y aunque, me lo propongo me cuesta graduar mis pensamientos, mis emociones o acciones. En un primer momento, me han venido a la cabeza ciertos comportamientos de algunas personas que parecen no enterarse de lo que les has contado mil veces. Luego, he comprendido que no todos tenemos la misma capacidad de asumir lo equivocados que estamos/estábamos y cambiar nuestros esquemas mentales -y nuestras relaciones sociales- con respecto al resto de animales.

Por esto, he decidido que valoraré lo positivo de ciertas acciones sean pequeñas o grandes. Por ejemplo, que mi madre me cuente que mi padre se queda en mi casa viendo “Ahora caigo”, en lugar de ir a casa de un amigo suyo porque está viendo una corrida de toros, es un avance. Antes era mi padre el que hubiera estado pegado a la tele viendo la tortura de esos animales. También me quedó con el pensamiento de un vecino y amigo que me decía: “Les llamaré para saber cuándo vuelven (otros vecinos), no por ellos, sino por el gato”.

Ojalá la transición pudiera ser de 0 a 100, a la vista está que no sucederá así, pero lo que espero es haber hecho reflexionar a las personas con las que he mantenido relación en los últimos años sobre la situación del resto de animales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: