Combinando colores, mientras viajo en la ficción de la realidad

Cuestión de ética, no de gustos

La segunda edición de MasterChef me está desvelando, la primera para mí no existió, pero esta con la famosa concursante “vegana” Celia, está afectándome más de lo que quisiera –lo conté en un post anterior-. Anoche no vi el programa, lo he mirado hoy por internet y tras hacerlo, he entendido muchos de los comentarios que leí ayer en Twitter, esos que me enervaron e hicieron que tardara en conciliar el sueño.

Ayer, Celia tuvo que cocinar cerdo, trabajar en grupo en un plato que incluía pescado y para finalizar, fue “premiada” con una prueba que consistía en elaborar un plato con seitán.

El programa comenzaba con Eva González diciendo: “Dentro de la caja tenéis el ingrediente con el que vais a cocinar”, entonces nos mostraban un primer plano de Celia porque debajo se encontraba la cabeza de un cerdo. “Celia, ¿por qué lo miras así”, le preguntaba Jordi Cruz. “Es un poco desagradable la verdad, pero bueno… No lo veo como un alimento“, explicaba ella. “¿Y eso?”, insistía Cruz. “Soy vegana”, respondía ella. “¿Qué es vegana?”, volvía a preguntar el cocinero. “Una persona que no consume carne ni pescado, ni miel, huevos ni productos lácteos y que no suele vestir con pieles y lana.”, explicaba la chica.

Entonces, Cruz le comentaba que un cocinero profesional debe utilizar todos los productos, aunque no le gusten. ¿Productos? ¿Cuestión de gustos? Los animales no son productos y no es cuestión de gustos, sino de ética. Así que Celia, muy obediente -reitero, sabía de sobra donde se metía- se puso a hacer su plato con las orejas del cerdo y verduras, que no probó. Cuando le preguntaron qué nombre iba a poner a su creación, contestó que “respeto”. No es un mal nombre, pero para otra cosa que no sean las orejas de un cerdo que acabas de cocinar. Si lo que quiere transmitir es que hay que respetar a los animales, MasterChef no es su lugar, si realmente siente respeto hacia los animales, su experiencia habrá resultado esquizofrénica.

Comentaba que lo único que pensaba cuando lo miraba (a la cabeza del cerdo) es si había disfrutado antes de que se lo cargaran, cualquiera le puede decir que no. Solo tiene que echar un vistazo a la investigación de Igualdad Animal. Claro, como no saboreó su plato, le dijeron que debía probar el “producto” para dedicarse a la cocina de manera profesional. Suponiendo que esta persona sea “real” y no un personaje, ¿tiene sentido sufrir este machaque emocional? ¿Quiere tener un puesto de trabajo en una cocina de un restaurante omnívoro? No entiendo nada… “Bueno aspecto tenía, bonito estaba y amor, le he puesto todo el del mundo”, comentaba tras la valoración.

Después en grupo se enfrentó a una prueba que implicaba la utilización a otros animales en este caso marinos. Y de “premio” y como, algo positivo, cocinaron seitán; explicaron lo que era (historia, propiedades…) y solo podía estar acompañado de productos de origen vegetal, entre ellos: tofu, quinoa, algas… Lo probaron un grupo de modelos junto a Eva González (todas muy altas y muy delgadas) y al finalizar la presentadora exclamó que la próxima vez quedarían para comerse unos huevos fritos con chistorra y una barra de pan. El comentario habla por sí solo.

Celia no fue eliminada, así que su peregrinaje por el programa continua. Da espectáculo, genera comentarios, si la chica no tuvo problemas siendo vegana… los responsables del espacio debieron frotarse las manos imaginando unas cuantas situaciones embarazosas para ella…

Una imagen vale más que mil palabras

Cuestión de ética, no de gustos

Si queréis ver el programa | RTVE

Anuncios

9 Responses to “Cuestión de ética, no de gustos”

  1. paul

    El único objetivo del programa es precisamente que se comente y debata en las redes sociales para ganar audiencia. No es vegana porque atenta contra la ideología vegana alguien que se lucra haciendo daño a animales como es ser cocinera de un local donde hay animales asesinados. Por tanto, hablar más de ello es hacerle un favor a TVE1 y seguir difamando el veganismo con una individua a la que simplemente es mejor ignorar.

    Responder
  2. Viaje de una Vegana

    Qué necesidad de exponerse así en un ambiente tan hostil, teniendo que manipular animales muertos y enfrentándose al cuestionamiento con la cabeza gacha? Claro, ella eligió participar, por lo que no se va a poner a enfrentarse al jurado, pero no entiendo por qué pasar por eso…

    Responder
  3. Sarmale

    No hubieran escogido a nadie serio. Siempre lo digo. No hubieran escogido a una cocinera que se pusiera a hablar de qué hacemos los españoles pescando en Somalia y quitándole el modo de vida tradicional a los pescadores de allí, a los que encima tenemos la vergüenza de llamarlos “piratas”; no hubieran escogido a nadie que hablara de cómo se está transformando a animales herbívoros en animales omnívoros; de la contaminación de las piscifactorías y las pescas de arrastre; de que a los terneritos se los hierve vivos porque no da tiempo a atontarlos; de las grandes plantaciones de soja para alimentar al ganado. A un ganado que no sirve para dar de comer a población alguna, porque el sistema capitalista exige que los lineales de los supermercados estén llenos y esa carne se tira a la basura. Tampoco de las toneladas de peces muertos devueltos al mar. Ni del mercurio. Ni a nadie que hablara de los cultivos en el Tercer Mundo y de cómo estamos condenando a la miseria a la mayor parte de la población del planeta.

    Escogen a una mística de la vida. Y además dan el mensaje de que la ética es de quita y pon. La religión, no. Una enfermedad, no. Pero la ética es de quita y pon.

    Y no puedo seguir, que tengo mucho curro. Y estaría aquí hasta mañana.

    Responder
    • Elisa Blanco Barba

      Tienes toda la razón en tu comentario, pero me pregunto por qué un vegano ‘serio’, no una caricatura, iría a un programa como este sabiendo de antemano cuáles son las reglas del juego…

      Responder
  4. helena

    El programa en si ya es un asco (como casi todos los programas de concursos) pero lo que mas me indigna es el apoyo de reconocidos animalistas a esta impresentable. Hace algunos años comente que en ocasiones consumia miel. El zumo de medio limon con una cucharada de miel y un poco de agua caliente, para el dolor de garganta. Pues no veas la que se armo ….

    Por ese motivo, no se que pensar, hay mucho dinero por medio.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: