Combinando colores, mientras viajo en la ficción de la realidad

Sinceridad: me gusta comer

Todo lo que cuento en este blog es lo que siento, pero en este post he querido enfatizar un componente básico que tiene lo que escribo: sinceridad. Sí, confieso que me gusta comer. Esto viene a cuento por varias imágenes de Instagram que he visto en los últimos días y comentarios sobre comida que me han motivado a explicar esto.

Recuerdo cuando leía revistas para adolescentes que cada verano te recomendaban que para hacer dieta, pusieras la imagen de una modelo pegada al frigorífico con el fin de evitar las tentaciones… y ya os he relatado en otras ocasiones mis vivencias con las calorías y mi relación con los alimentos. Fue bastante difícil, pero afortunadamente hace ya unos cuantos años que conseguí controlarlo.

Por eso, no me gusta los que van por ahí vendiendo la moto con un tema tan delicado como este, sobre todo cuanto influyen a mucha gente, puesto que son personas conocidas. Me refiero a un caso concreto -es el que he visto en esta red social- y entiendo que su profesión es modelo, entiendo que debe comer poco… Puedo compartirlo o no, ya que es una persona adulta, sin embargo hay cosas que verdaderamente me molestan.

Cuelga fotos de ensaladas que tomaría un niño de ocho años y explica como las hace, hasta ese punto no tengo nada que decir. Sin embargo, cuando le preguntan si es todo lo que come, contesta que sí y que a veces, está muy llena y no se las puede terminar… Después argumenta que está acostumbrada a esas cantidades. Ayer le preguntaban si las acompaña con pan y contestaba que sí que a veces lo come y añadía que no se priva de nada. Todo indica que las cantidades de alimentos no son suficientes para cubrir sus necesidades vitales.

No entiendo por qué no se reserva esos comentarios o dice claramente que no puede comer más porque tiene que entrar en un talla 34 o 36. Las cosas son así si comes engordas, excepto casos puntuales y esos no cubren a todas las modelos del mundo. A mí me gusta comer y si lo hago, me pongo kilos de más. Así que si quiero disfrutar de cantidades normales de alimentos y de caprichos, tengo que hacer ejercicio. Sí, el ejercicio me hace sentir bien, pero también me da el “plus” de quemar calorías y mantener el equilibrio en mi peso. Esa es la realidad porque el mundo no es perfecto.

Anuncios

2 Responses to “Sinceridad: me gusta comer”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: