[…] La salsa de los calçolts o la que también se suele usar en muchas ocasiones, como ha sido mi caso, la romesco, sí son hipercalóricas y aunque están muy buenas, no hay que abusar de ellas y menos en mi plan de reducción de hidratos de carbono. […]