Combinando colores, mientras viajo en la ficción de la realidad

Muertes prematuras, talento desperdiciado por las adicciones

Mi post de hoy no iba a tratar el tema de las muertes prematuras de personas talentosas por culpa de la adicción a cierto tipo de drogas. Tristemente hace unas horas se conocía el fallecimiento de un actor sobresaliente, al que solo se conocía por su trabajo y donde el marketing poco había influido en convertirle en un estrella, ese era Philip Seymour Hoffman.

Tal vez muchos no le pondríais cara si no fuera por la foto de la parte superior, pero seguro que habéis disfrutado con sus actuaciones en películas excelentes como Magnolia, La duda, The Master o Capote por la que fue galardonado con un Oscar en 2005. También apareció en taquillazos como Misión imposible 3 o Los juegos del hambre, pero hoy aparecía muerto en su apartamento de Nueva York, a los 46 años, por una sobredosis -según afirman los medios estadounidenses.

Él mismo comentaba sus problemas con las drogas y por ello, entraba en un centro de rehabilitación para intentar superar su problema con la heroína, pero hoy sabemos que no lo consiguió.

La RAE define adicción como: “Hábito de quien se deja dominar por el uso de alguna o algunas drogas tóxicas, o por la afición desmedida a ciertos juegos”. Sin embargo, me parece más completa la definición de la Wikipedia que indica que se trata de “una enfermedad física y emocional, según la Organización Mundial de la Salud. En el sentido tradicional es una dependencia o necesidad hacia una sustancia, actividad o relación debido a la satisfacción que esta causa a la persona. En su sentido etimológico, «adicto» proviene del latín, que denotaba al deudor que, por falta de pago, era entregado como esclavo a su acreedor”.

Está claro que las adicciones nos hacen esclavos de una sustancia, de un hábito o de otras personas y nos privan de la libertad a la hora de tomar decisiones. Además no discriminan y afectan tanto a gente anónima como estrellas del celuloide. A veces es muy duro enfrentarse a la realidad, escuchando a nuestro corazón y a nuestra cabeza sin interferencias de ese tipo. DEP, Philip Seymour Hoffman.

Anuncios

2 Responses to “Muertes prematuras, talento desperdiciado por las adicciones”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: