[…] estáis tan nerviosos… y no paráis de hacer cosas extrañas. Como os conté hace unos días, ellos fueron el comienzo y mis bebés se han convertido en unos gatos adultos de diez años. Son tantos recuerdos los que […]