[…] de Reyes tardíos y también para hacer un cambio. Comienzo por lo segundo, os comenté en mi lista de caprichos que me gustaban unos zapatos de Kling, pero la alegría de tenerlos como regalo, me duró solo unos […]