Combinando colores, mientras viajo en la ficción de la realidad

Prejuicios

Dichoso, el que sea capaz de librarse de ellos en cualquier situación de la vida cotidiana. Es difícil hacerlo y aunque se tiende a dar una connotación negativa, no siempre es así.

Puedes estar en lugar que te gusta y en el que de entrada estés predispuesto positivamente y ver que te equivocabas. Eso me pasó esta tarde y lo cierto es que solo fue una confirmación de algo que ya había intuido.

El caso es que un negocio que tenía todo para que fuera clienta habitual, está resultándome cada vez más desagradable. El motivo es que una de sus dependientas es muy hostil. Sus gestos y sus palabras muestran agresividad y eso no incita a volver. Incomprensible es ver como alguien que tiene un trabajo tan tranquilo, puede tener una actitud tan negativa.

Ahora me planteo si regresar o no. Por una lado, debería premiar la buena atención y acudir a un sitio donde sean más amables y por otro lado, ir a mi aire y seguir yendo al sitio donde me ofrecen lo que más se adapta a lo que demando. Sin embargo, no paro de preguntarme: ¿Tanto cuesta ser amable? Parece que los buenos modos y la afabilidad son cualidades que escasean de forma preocupante. Así que cuando las encuentro por casualidad en algún lado, las aprecio como si me hubiera tocado la lotería.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: