Combinando colores, mientras viajo en la ficción de la realidad

Violación, rabia y relativizar

Ayer tenía todo para ser un buen día, pero se convirtió en nefasto. Fue un día horroroso que quiero borrar de mi mente. Me encuentro entre dos sensaciones, por un lado ganas de expresar todo lo que sentí y por otro, guardármelo para mí e intentar apartarlo de mis pensamientos, aunque estoy segura de nunca desaparecerá de mis recuerdos.

Básicamente ayer perdí un momento que no se volverá a repetir en mi vida y que me ilusionaba experimentar y también me quitaron algo material que contenía recuerdos, apuntes y experiencias. La sensación de rabia es tremenda cuando notas cómo violan tu intimidad y se apropian de tus cosas. Los minutos pasan muy rápido y parecen horas, la desorientación hace mella en tu cuerpo y ya no sabes casi ni quién eres.

Antes hablaba de rabia, pero lo primero que llega es la indefensión. La sensación de que eres tan frágil como una figura de porcelona, y de que, en unos minutos, puedes pasar de creerte fuerte y segura a estar totalmente a la deriva. Luego sí llega la rabia -en tu cabeza no aparecen más que reproches y luchas por no llorar-, pero respiras e intentas relativizar.

Sigues siendo tú, la persona que eras antes de comenzar ese nefasto día con una marca de esas de las que no llenamos irremediablemente por el mero hecho de respirar e interaccionar con la sociedad. Al menos, sabemos cómo funciona esto, al cabo de un tiempo, quizás días o tal vez, meses, todo se reducirá a una pesadilla.

Anuncios

2 Responses to “Violación, rabia y relativizar”

  1. Isabel Fernández Bernaldo de Quirós

    Totalmente de acuerdo contigo; lo que tu has sentido forma parte del vivir diario. Aunque podamos expresar públicamente nuestros sentimientos, siempre guardamos algo que es lo más profundo, lo más privativo.
    La libertad del silencio nos permite medir nuestras emociones, valorarlas y dejar paso a la razón.
    En cuanto al tiempo que necesitamos para superar esos momentos o días nefastos… es tan relativo. Quizá uno piense que se va a alargar hasta el infinito, y después, el infinito puede convertirse en instantes.

    Un saludo.
    Isabel

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: