[…] pendientes vinieron conmigo desde Berlín. Se me antojaron en el Neues Museum y como podéis observar, están […]