Combinando colores, mientras viajo en la ficción de la realidad

Mirar hacia atrás

Últimamente he escuchado mucho la expresión “para atrás ni para coger impulso”, es decir avanzar y no quedarse anclado en el pasado. Evidentemente estoy de acuerdo con esto, pero también creo que para conseguirlo, debemos ser muy consciente de los errores que cometimos para poder mejorar o actuar de una manera diferente en un futuro. No solamente de los errores, sino de las decisiones que tomamos que no fueron la mejor opción, esas que no se pueden considerar fallos, pero que sí podríamos decir que supusieron escollos innecesarios en ciertos momentos.

También es cierto que realizar un camino recto, sin distracciones, sin problemas y sin quebraderos de cabeza no es propio de ningún ser humano, pues como característica común a todos, podría decir que nos equivocamos bastante. Sin embargo, desde mi experiencia pararse, respirar y pensar en las cosas que no acabaron de salir bien o que fueron un auténtico desastre, ayuda.

El paso del tiempo da otra perspectiva del pasado, sobre todo lo despoja, si no de las emociones, al menos sí de la intensidad de estas. En el presente, ya se han convertido en recuerdos y si bien, nos acordamos de lo que un día sentimos, al no estar dentro de la secuencia, al no ser protagonista y poderla “verla” como un espectador que se observa a si mismo en una gran pantalla, la sensación es distinta.

Mirándonos como si estuviéramos fuera de nuestro cuerpo, podemos sentirnos ridículos, estúpidos o pletóricos, nos servirá cómo corrección en una situación futura. Pero, aquí está el truco, el tiempo nos ayudará a clasificar los momentos en categorías que ya tenemos creadas, sin embargo nunca hará que este proceso sea tan preciso como si tratará de una base de datos sin más. Existen factores que se escapan a nuestro control y a menos que seamos robots, las emociones resultan incontrolables.

En general, no nos gusta sufrir y teniendo en cuenta que hay factores “descontrolados”, lo ideal sería saber lo que queremos y lo que no queremos en un determinado momento. Además, no estaría de más analizar lo que nos ofrece una determinada situación y pensar que es difícil que tengamos el poder de cambiar la manera de interaccionar de los actores involucrados en ella, por lo que resulta básico ser sincero con tu propia persona para acercarte a la “felicidad”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: