[…] embargo, me decidí a ir al gimnasio para ver si me gustaban algo más las clases colectivas. Casi cuatro años después, mantengo una […]