Combinando colores, mientras viajo en la ficción de la realidad

Amor con mayúsculas

“Pretty Woman”, “Dirty Dancing” o “El lado bueno de las cosas” representan la idea de lo que es el amor para muchas personas y esto pueden influir en que se sientan frustrados porque no lo encuentran en la vida real. Historias creadas por Hollywood para atraer a millones de personas a los cines y hacerles salir felices de la sala con ganas de contarle a otros lo que les ha gustado la película.

La dos primeras tienen un notable éxito siempre que se emiten en televisión y la tercera ha sido uno de los campanazos de la temporada de premios, sobre todo para su actriz, la joven Jennifer Lawrence. Podríamos decir que las tres cuentan como protagonistas ideales, si pasamos por alto a Jennifer Grey, ahora irreconocible, que nos hizo pensar que cualquiera podría bailar con Patrick Swayze. ¿Qué se puede decir de Richard Gere-Julia Roberts o de Bradley Cooper-Jennifer Lawrence?

Pero el amor es algo más profundo y desgarrador. Un estadio que sobrepasa la belleza, el glamour o las reglas establecidas. La maravillosa película de Michael Haneke “Amour” nos hace sentir, no solo ver, lo que es el amor con mayúsculas. Sin la parafernalia de Hollywood, en francés y con actores que podrían estar ya jubilados hace décadas, su esencia traspasa la pantalla con la fuerza de un amor adolescente.

In the flesh

En este sentido me encandiló la historia de amor entre los dos zombies “reinsertados” en la sociedad, que protagonizan la serie británica “In the flesh”, que ya os recomendé en su momento en Telelocura. Aquí se narra la difícil e incomprendida relación que viven dos chicos Kieren y Rick, que hace que se aparten y se distancien en el espacio para frenar lo que sienten, pero incluso después de muertos, regresan para “sufrir” un sentimiento que debería ser maravilloso.

Anuncios

4 Responses to “Amor con mayúsculas”

  1. Dallas Buyers Club y el negocio de la industria farmacéutica | Elisa Blanco Barba

    […] Las interpretaciones de Matthew McConaughey y Jared Leto resultan sobresalientes -sí, dignas de la multitud de premios, entre ellos el Oscar, que han cosechado; su calidad es la de un telefilm -costó cinco millones de dólares- donde no se observa nada notable ni sobresaliente por parte de su director -que simplemente se encarga de contar la historia como si se tratará de una película para televisión- y existen algunas cosas que no quedan demasiado claras y otras para las que sobran palabras y faltan gestos -en lo que se vuelve a notar una falta de personalidad por parte de quien la dirige (todo lo opuesto a otras películas que os he comentado en este blog como “Blue Jasmine”; “A propósito de Lewyn Davis” o “Amor”. […]

    Responder
  2. burritoperdido

    ¡¡Me ha encantado el post Elisa!! El amor romántico esta al otro extremo de lo que reflejan las películas que comentas, “Dirty Dancing” o “Pretty woman” (esta última me parece el colmo), que reflejan un amor insípido, pero sobre todo estúpido. Te recomiendo la peli “Amor y Letras”!! Pronto publicaré mi crítica en mi blog. Enhorabuena. Un abrazo con las orejas.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: